"Not all those who wander are lost."

"Not all those who wander are lost."

Visitas al blog

sábado, 23 de abril de 2016

.

He vuelto a soñar contigo, y otro día más, desde que me desperté, parece que no puedo pensar en otra cosa. Te lo cuento porque sabes que en momentos raros del día me gusta explicarte las cosas que me pasan, algunas veces por sentir que aún me escuchas y otras (muchas) por pedirte algún favor.

Por eso te cuento, aunque tú ya lo sepas, que anoche viniste otra vez. Te lo cuento aún sabiendo que has sido tú el que ha querido pintar otra vez línea a línea tu cara en mi memoria por si ya no la recuerdo como siempre.

Te lo cuento para que sepas que ha vuelto a funcionar. Que estabas ahí, tal cual, como antes. Que he imaginado tu ropa, tus gafas, incluso juraría que me has dicho alguna de esas frases que aunque poco a poco voy olvidando, de vez en cuando vuelven y me traen tantos recuerdos que no puedo ni ordenarlos.

Has vuelto para volver a recordarme que te has ido. Para intentar devolverme a trocitos todo lo que se fue contigo, como si apareciendo de esta forma por mis sueños pudiéramos recuperar de golpe el tiempo perdido.

Pero no, no es suficiente. Nada, de hecho, va a ser suficiente nunca para que llegue a pensar que ya no te necesito. Para que deje de echar de menos esa forma de escuchar, esa paz en tu mirada y esas historias del cielo al que alguien quiso llevarte antes de tiempo.

Porque nada puede hacer que ya no quiera compartir cada alegría contigo. Que necesite que me consueles en cada desilusión. Que me tranquilices en cada enfado y me entiendas cuando nadie más lo hace.

Que nada va a hacer que deje de echarte de menos de esta forma: como nunca pensé que pudiera hacerlo, como se echan de menos las cosas que nunca imaginas que te vayan a faltar tan de repente.

Y ahora me encuentro así, teniendo que conformarme con saludarte en mis sueños una o dos veces al mes. Teniendo que reconocer que nunca será suficiente, y teniendo que pedirte que si es todo lo que me queda de ti, si es la única manera de que, aún sin ser verdad, pueda sentir que has vuelto, nunca dejes de venir a visitarme.